cotiza tus estudios

Leon Scanner, Rdiología, Laboratorio

La Densitometría Ósea

León Scanner2023-04-17388

La densitometría ósea es una técnica no invasiva utilizada para medir la densidad mineral ósea con el fin de diagnosticar enfermedades de los huesos. Se trata de un tipo de prueba de imagen que se realiza para evaluar la salud ósea y determinar si existe una disminución en la densidad mineral ósea, lo que puede indicar un mayor riesgo de fracturas óseas y enfermedades como la osteoporosis.

 

Durante la densitometría ósea, se utilizan rayos X de baja intensidad para medir la cantidad de calcio y otros minerales en un área específica del hueso. Los huesos que generalmente se evalúan en la densitometría ósea son la columna vertebral, la cadera y el antebrazo.

 

La densitometría ósea se utiliza para determinar la densidad mineral ósea y, por lo tanto, para evaluar el riesgo de fracturas óseas. Se recomienda para personas con factores de riesgo de osteoporosis, como mujeres posmenopáusicas y personas con antecedentes familiares de osteoporosis. También se recomienda para personas que están en tratamiento para la osteoporosis o que han sufrido fracturas óseas previas.

 

Los resultados de la prueba pueden ayudar a los médicos a determinar si una persona tiene osteoporosis y, si es así, qué tipo de tratamiento es el más adecuado. También puede ayudar a detectar la osteoporosis antes de que se produzcan fracturas óseas y permitir que se tomen medidas preventivas para reducir el riesgo de fracturas óseas en el futuro.

 

 

 

 

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que afecta los huesos y se caracteriza por una disminución en la densidad y calidad ósea, lo que aumenta el riesgo de fracturas. En la osteoporosis, los huesos se vuelven más frágiles y delgados, lo que los hace más propensos a fracturarse con lesiones menores o incluso sin lesiones.

 

La osteoporosis se produce cuando el proceso natural de formación ósea se ve afectado, lo que puede ocurrir por varios motivos, como la disminución de los niveles de hormonas como el estrógeno y la testosterona en mujeres y hombres, respectivamente, la falta de actividad física, una dieta deficiente en nutrientes esenciales para los huesos, el uso prolongado de ciertos medicamentos, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y la edad avanzada.

 

La osteoporosis puede afectar a cualquier persona, pero es más común en mujeres posmenopáusicas y en personas mayores de 65 años. Los factores de riesgo para la osteoporosis incluyen antecedentes familiares de la enfermedad, tener un cuerpo pequeño y delgado, fumar, consumir alcohol en exceso, una dieta baja en calcio y vitamina D, tener un historial de fracturas óseas, la falta de actividad física, ciertos medicamentos, entre otros.

 

El diagnóstico de la osteoporosis se realiza mediante una densitometría ósea, una prueba que mide la densidad mineral ósea en los huesos. El tratamiento de la osteoporosis puede incluir cambios en el estilo de vida, como una dieta adecuada y ejercicio físico, y el uso de medicamentos que ayuden a aumentar la densidad ósea y reducir el riesgo de fracturas.

 

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar osteoporosis?

Existen varios factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar osteoporosis. Estos factores pueden ser modificables o no modificables y pueden variar según la edad, el género, la salud general y otros factores de cada persona. Algunos de los factores de riesgo para la osteoporosis son:

1. Edad: El riesgo de osteoporosis aumenta a medida que envejecemos, especialmente después de los 50 años.

2. Género: Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis que los hombres debido a la disminución de los niveles de estrógeno después de la menopausia.

3. Antecedentes familiares: Si algún miembro de la familia ha tenido osteoporosis, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta.

4. Bajo peso corporal: Las personas delgadas o con un índice de masa corporal (IMC) bajo tienen un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.

5. Inactividad física: La falta de ejercicio o actividad física regular puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

6. Dieta deficiente en calcio y vitamina D: La ingesta insuficiente de calcio y vitamina D puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

7. Tabaquismo: Fumar puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

8. Consumo excesivo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de osteoporosis debido a que interfiere con la absorción de calcio.

9. Enfermedades crónicas: Algunas enfermedades crónicas, como la enfermedad renal crónica, la artritis reumatoide y la enfermedad inflamatoria intestinal, pueden aumentar el riesgo de osteoporosis.

10. Uso de ciertos medicamentos: Algunos medicamentos, como los glucocorticoides, pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

 

Es importante tener en cuenta que no todos los factores de riesgo son modificables, pero algunos cambios en el estilo de vida, como el ejercicio regular y una dieta saludable, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis.

 

 

 

 

Soy mujer, ¿qué factores me hacen más propensa a padecer osteoporosis?

La osteoporosis afecta más frecuentemente a las mujeres por varias razones, entre las cuales se encuentran:

1. La pérdida de estrógeno: El estrógeno es una hormona que ayuda a mantener la densidad ósea en mujeres y hombres. En las mujeres, la producción de estrógeno disminuye significativamente después de la menopausia, lo que puede provocar una disminución de la densidad ósea.

2. La anatomía ósea: Las mujeres tienen huesos más pequeños y menos densos que los hombres, lo que aumenta su riesgo de osteoporosis.

3. El ciclo menstrual: La disminución de los niveles de estrógeno durante la fase lútea del ciclo menstrual también puede provocar una disminución de la densidad ósea.

4. La edad: Las mujeres tienen una esperanza de vida más larga que los hombres, lo que significa que tienen más tiempo para desarrollar osteoporosis.

5. El estilo de vida: Las mujeres tienen más probabilidades de tener deficiencias de calcio y vitamina D, y son menos propensas a hacer ejercicio de alta intensidad, lo que puede contribuir a la disminución de la densidad ósea.

 

Aunque tanto hombres como mujeres pueden desarrollar osteoporosis, las mujeres tienen un mayor riesgo debido a la pérdida de estrógeno después de la menopausia y a su anatomía ósea. Es importante que tanto hombres como mujeres tomen medidas para mantener una buena salud ósea, incluyendo una dieta saludable y equilibrada, ejercicio regular y la prevención y tratamiento de deficiencias nutricionales y médicas.

 

 

¿Qué complicaciones puede tener la osteoporosis y cómo prevenir esta enfermedad?

La osteoporosis puede aumentar el riesgo de fracturas óseas, especialmente en la cadera, columna vertebral y muñeca. Estas fracturas pueden ser muy dolorosas y pueden limitar la movilidad y la calidad de vida. En casos graves, una fractura de cadera puede llevar a la discapacidad o incluso a la muerte.

 

Para prevenir la osteoporosis y sus complicaciones, es importante tomar medidas para mantener la salud ósea. Algunas recomendaciones incluyen:

1. Consumir suficiente calcio y vitamina D a través de la dieta o suplementos: El calcio y la vitamina D son importantes para la salud ósea. Las mujeres mayores de 50 años y los hombres mayores de 70 años deben consumir al menos 1200 mg de calcio al día y 600 a 800 UI de vitamina D al día.

2. Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio de peso corporal, como caminar, bailar, subir escaleras y levantar pesas, puede ayudar a fortalecer los huesos y prevenir la pérdida ósea.

3. Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol: Fumar y beber en exceso pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

4. Tomar medidas para prevenir las caídas: Esto puede incluir usar zapatos cómodos y antideslizantes, mantener la casa bien iluminada y libre de obstáculos y utilizar dispositivos de ayuda, como barras de agarre y pasamanos.

5. Hacerse chequeos regulares: Los chequeos regulares pueden ayudar a detectar la osteoporosis y otras enfermedades relacionadas con la salud ósea en una etapa temprana y tomar medidas para prevenirlas o tratarlas.

 

 

 

 

¿Cada cuándo es recomendable realizarse estudios de densitometría ósea? ¿Y qué otros estudios se recomiendan para complementar?

La frecuencia con la que se recomienda realizar una densitometría ósea varía según la edad, los factores de riesgo y la presencia o no de osteoporosis previa. En general, se recomienda que las mujeres postmenopáusicas y los hombres mayores de 70 años se realicen una densitometría ósea para evaluar su salud ósea y detectar posibles cambios en la densidad ósea.

 

Para aquellos con factores de riesgo adicionales, como una historia personal o familiar de fracturas óseas, una dieta pobre en calcio o vitamina D, o enfermedades que pueden afectar la salud ósea, se puede recomendar una densitometría ósea antes de los 70 años.

 

Además de la densitometría ósea, se pueden realizar otros análisis clínicos para evaluar la salud ósea, como un análisis de sangre para medir los niveles de calcio y vitamina D, y un análisis de orina para medir la eliminación de calcio. Estos análisis pueden ayudar a determinar si una persona tiene deficiencia de calcio o vitamina D, lo que puede contribuir a la osteoporosis.

 

 

¿Cómo se realiza este estudio y qué significan los resultados?

Como ya se hizo mención, la densitometría ósea es un examen no invasivo que mide la densidad mineral ósea (DMO) de los huesos. Es un examen simple y rápido que se realiza en una clínica o centro de diagnóstico.

 

Durante el examen, el paciente se acuesta en una mesa plana y se le coloca una máquina de rayos X de baja intensidad sobre la zona a examinar, generalmente en la columna lumbar, la cadera o el antebrazo. El paciente permanece inmóvil durante unos minutos mientras la máquina escanea el área y mide la cantidad de radiación absorbida por los huesos.

 

Los resultados del examen se informan en términos de T-score y Z-score. El T-score compara la densidad ósea del paciente con la densidad ósea promedio de un adulto joven del mismo sexo y raza. El Z-score compara la densidad ósea del paciente con la densidad ósea promedio de una persona de la misma edad, sexo y raza.

 

En general, un T-score de -1.0 o superior se considera normal, mientras que un T-score entre -1.0 y -2.5 se considera osteopenia (una disminución moderada de la densidad ósea) y un T-score de -2.5 o inferior se considera osteoporosis (una disminución grave de la densidad ósea).

 

Es importante destacar que la densitometría ósea no es dolorosa y no requiere ninguna preparación especial por parte del paciente, aunque se recomienda no tomar suplementos de calcio o vitamina D antes del examen, ya que pueden alterar los resultados. Además, el examen es rápido y no invasivo, y los resultados pueden ayudar a detectar la osteoporosis y prevenir fracturas óseas en el futuro. 

 

Mantener una dieta equilibrada rica en calcio y vitamina D, hacer ejercicio regularmente, no fumar y limitar el consumo de alcohol son medidas importantes para prevenir la osteoporosis y mantener la salud ósea.

 

 

¿Qué papel tienen el calcio y la Vitamina D en el organismo y cómo se relacionan entre ellos?

El calcio y la vitamina D están estrechamente relacionados en el organismo. El calcio es un mineral esencial para la formación y mantenimiento de huesos y dientes fuertes, así como para la función adecuada de los nervios, los músculos y el corazón. Por otro lado, la vitamina D es necesaria para la absorción del calcio en el intestino y para su utilización por el organismo.

 

Cuando los niveles de calcio en la sangre son bajos, el organismo produce una hormona llamada paratiroidea (PTH), que estimula la liberación de calcio de los huesos y la absorción de calcio en el intestino. Sin embargo, si los niveles de vitamina D son insuficientes, la absorción de calcio en el intestino se ve comprometida, lo que puede llevar a niveles bajos de calcio en la sangre.

 

Por lo tanto, es importante mantener niveles adecuados de vitamina D en el organismo para asegurar una absorción y utilización adecuada del calcio. Una dieta rica en calcio y vitamina D, así como la exposición al sol (que ayuda a la síntesis de vitamina D en la piel), pueden ayudar a mantener niveles adecuados de ambos nutrientes en el organismo y prevenir problemas de salud relacionados con deficiencias de calcio o vitamina D.

 

 

 

 

En conclusión, la densitometría ósea es un examen médico que permite medir la densidad mineral ósea y detectar la presencia de osteoporosis u otras enfermedades óseas. La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de la densidad ósea y un aumento del riesgo de fracturas óseas. Los factores de riesgo para su desarrollo incluyen la edad avanzada, la menopausia, la deficiencia de calcio y vitamina D, la inactividad física, entre otros. 

 

Las complicaciones de la osteoporosis pueden ser graves y limitantes para la vida cotidiana, pero se pueden prevenir con hábitos de vida saludables y una detección temprana mediante la densitometría ósea. Además, es importante mantener niveles adecuados de calcio y vitamina D en el organismo, ya que son esenciales para la salud ósea y prevención de enfermedades. 

 

En general, es recomendable llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, evitar el tabaco y el alcohol, y hacerse chequeos médicos periódicos para mantener una buena salud ósea y prevenir enfermedades relacionadas con el sistema esquelético.

 

 

 

Bibliografía

- Gregorio, D. (2003). Densitometría ósea: nuevas recomendaciones sobre metodología y uso clínico de las mediciones. REEMO, 12(5), 93–96. https://www.elsevier.es/es-revista-reemo-70-articulo-densitometria-osea-nuevas-recomendaciones-sobre-13055030

- MedlinePlus en español [Internet]. Bethesda (MD): Biblioteca Nacional de Medicina (EE. UU.) (2021). Densitometría ósea. https://medlineplus.gov/spanish/pruebas-de-laboratorio/densitometria-osea/

- MedlinePlus en español [Internet]. Bethesda (MD): Biblioteca Nacional de Medicina (EE. UU.) (2019). Calcio, la vitamina D y sus huesos. https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000490.htm

- NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center. (Octubre 2018).  Prueba de la densidad ósea: Lo que significan los números. https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/espanol/salud-hueso/bone-mass-espanol

- NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center. (octubre 2018). El calcio y la vitamina D: Importantes a toda edad. https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/espanol/salud-hueso

- Orueta, R., & Gómez-Caro, S. (2010). Interpretación de la densitometría ósea. SEMERGEN - Medicina de Familia, 36(1), 27–30. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2009.05.001

- Planas, J., & Morote, J. (2023). La densitometría ósea: un nuevo método diagnóstico para el urólogo. Archivos Españoles de Urología (Ed. Impresa), 59(10), 1031–1040. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06142006001000010

- Radiology Society of North America. (2021). Osteoporosis. Radiologyinfo.org. https://www.radiologyinfo.org/es/info/osteoporosis

- Sánchez, A., Puché, R., Zeni, S., Oliveri, B., M, G. A., Maffei, L., Plantalech, L., Poudes, G., & Bregni, C. (2002). Papel del calcio y de la vitamina D en la salud ósea (Parte I). REEMO, 11(6), 201–217. https://www.elsevier.es/es-revista-reemo-70-articulo-papel-del-calcio-vitamina-d-13043393

- Secretaría de Salud. (Diciembre 2005). Guía Tecnológica No. 28. Densitometría Ósea [pdf] http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/biomedica/guias_tecnologicas/28gt_densitometro_oseo.pdf

- Villares, M. (2023). Hablemos del calcio y de la vitamina D. Pediatría Atención Primaria, 13(50), 195–197. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322011000200001